Patrocinados:

Top artículos:


No se sabe con exactitud cuándo y dónde fue domesticado el caballo, ya que remontándonos al pasado antiguamente el caballo era un tabú. Hasta los días de Salomón, dicho tabú era tan estricto como el que existía por los cerdos o los perros. El hebreo recordaba con respeto a los patriarcas que habían montado camellos y asnos, pero en ningún momento a caballos, el caballo estaba relacionado con invasores extranjeros, asirios, egipcios o persas. En el Antiguo Testamento existe una completa indiferencia ante dicho tema y existen minúsculos vestigios al respecto. Sucede exactamente lo mismo con autores clásicos, los cuales exponen el desarrollo de enormes civilizaciones del Mediterráneo aproximadamente a partir del 800.a J.C., durante esta fecha ya se había llegado a la domesticación, pero no en la zona mediterránea.

Se tienen datos de que durante el tercer milenio antes de Cristo la domesticación ya había tomado lugar en ciertas partes del mundo, sin embargo a consecuencia de diversas investigaciones arqueológicas, la fecha se remonta hacia los primeros siglos de dicho milenio al nordeste del Mediterráneo abarcando desde la cuenca de Oxus (Amu-Daria) hasta los confines más lejanos de Siberia, en el litoral del estrecho de Bering, o en algún punto de la línea que une en diagonal estos dos límites.

No existe un dato preciso de "cuándo" y "dónde", comienza la domesticación del caballo, y encontramos diversas contradicciones acerca del tema, ya que algunos son partidarios de la filiación única, otros que existen diversas ascendencias, existen difusionistas que defienden que el domador de caballos surgió en un único centro, a partir del cual la cultura ecuestre se extendió alrededor del mundo; otros en cambio opinan que la domesticación no se dió sólo por imitación, sino que diversos pueblos sin ningún contacto entre ellos, emprendieron la doma ecuestre.

Algunos textos como el de Jenofonte (431-350 A.C.), quien es reconocido como un excelente entrenador de caballos y oficial en la caballería griega; su libro abarca la doma y cuidado del caballo, hoy en día sigue vigente ya que incluye varios detalles de movimientos de alta escuela. Algunos de los pasos como el salto organizado no fue practicado sino tiempo después. Las implicaciones prácticas del texto de Job, así como textos egipcios y babilónicos, o bien el dominio de lenguas vigentes en el Imperio hitita hacia el 1400 a. J.C., nos darían una idea mas clara del origen de la domesticación del caballo, esto nos lleva a referirnos a uno de los textos más importantes de la doma, El manual del adiestramiento con carros, del mitanio Kikkulis.

Existen pruebas del empleo de caballos en diferentes regiones del Viejo Mundo, aproximadamente 16 años antes de que el texto de Kikkulis fuese escrito.

Se habla del testimonio del arte pictórico y de los restos de útiles que pertenecieron a pueblos ignorantes de la escritura, uno de estos domesticó por primera vez al caballo, pero no se sabe cual, tener la certeza de dónde o cuál fue el primer pueblo que domesticó al caballo es una interpretación que dejamos a la arqueología apoyándose con las tradiciones orales de los pueblos que vivieron a lo largo de la línea diagonal que va desde la cuenca de Oxus a la costa del Pacifico, en Siberia. El origen de la domesticación es una teoría aislada, y se descarta cualquier explicación.

Los cambios del caballo doméstico a lo largo de los treinta primeros siglos, lo seguiremos ciñendo a las cuatro razas locales que definíamos anteriormente.

Del Pony Celta (Tipo 1), denominado por Ewart, fue domesticado seguramente por los antecesores del pueblo celta, quienes habitaban en el noroeste de Europa, como fueron los pictos de Escocia (Indígenas de la ant. Escocia, llamados así porque se pintaban el cuerpo). Este tipo de caballo era capaz de desarrollar un trote muy rápido con una acción de barrido, adaptado al tiro de carruajes en yuntas.

Las pinturas rupestres de la península Escandinava que datan de la edad del Bronce incluyen representaciones de yuntas en Ponies uncidas a carromatos y se cree que las bestias pertenecían a este mismo tipo 1. En este caso la domesticación estuvo a cargo de los invasores indoeuropeos, precursores de los escandinavos, los cuales introdujeron a las ovejas, cabras y bovinos, así como el cultivo de la tierra.

En las primeras fases de la historia ecuestre, los carros serían tirados por Tarpanes que procedían del cruce entre los tipos 1 y 4. La migración celta que se produjo hacia mediados del primer milenio a J.C. remontó dicho valle y el eje que recorre Suabia, Borgoña y Bretaña. Al ser un pueblo conquistador, criaron un gran número de caballos a lo largo de su ruta, los cuales serian uno de los elementos más destacados como los robustos equinos de las estribaciones de los Alpes, capturados a su paso por la cara septentrional del macizo. Sería falso el afirmar que estas tribus que llegaron al Canal de la Mancha, con el objetivo de invadir las islas Británicas, llevaban caballos de pura raza, puesto que al otro lado del estrecho encontrarían una raza más uniforme, poseedora de sangre del tipo 1 con una pequeña adición del tipo 2.

Al establecerse, comenzaron por cruzar sus garañones con las hembras aborígenes, de esta cruza nació el caballo británico el cual se caracterizaba de poseer elementos de los cuatro tipos.

El caballo Przevalski (tipo 2), es muy probable que este tipo haya sido el primer equino domesticado. Habitaba en el Nordeste de Asia, y su domesticación sustituyó al reno. Los yakutos, continúan montando caballos y renos. Estos pueblos estaban familiarizados con el uso del lazo lo cual facilitó la doma del caballo; debió ser más sencilla la domesticación del caballo de estos pueblos por la experiencia adquirida con los renos. Como ejemplo tenemos las diversas condiciones meteorológicas, hombres montados en renos o trineos, capturaban con lazo a los caballos entorpecidos por la nieve, como el pueblo pulkka de los lapones. Es probable que los caballos recién domesticados fueran utilizados sólamente como animales de monta y carga, o bien para tirar de un trineo.

Así llegamos al caballo ensillado, el cual proporcionó mayor movilidad a los jinetes de Mongolia, Manchuria y este de Siberia. Con este tipo se inician las extensas cabalgatas de jinetes armados con arcos laminados de doble curva, los cuales culminan con la invasión de Europa por los turcos, aminoró a principios del siglo XVII de nuestra era.

Este ciclo comenzó con la doma casi exclusiva del tipo 2, a medida que las hordas de arqueros a caballo avanzaban hacia el oeste y el sur, se incorporaron diversas variedades de caballos, como ocurrió con los pueblos celtas. Extendiéndose una vez más, estas cabalgatas se dan desde el vórtice de Mongolia, su primer resultado en Europa se conoció sobre todo, por las invasiones de las cuadrigas indoeuropeas y turcas, las cuales emigraron hacia el oeste, bajo el mandato de jinetes arqueros mongoles. Llegaron otros indoeuropeos a caballo, los cuales portaban arcos de tipo tártaro. Sin duda el pueblo más famoso fue el escita, los cuales fueron responsables de la expulsión del pueblo celta del valle del Danubio, ahuyentándolos hacia la costa atlántica. El motivo que amenazó a Europa con los albores de la era cristiana, fueron los partos.

Raza Niseana (tipo 3), con una alzada más alta que cualquier montura utilizada por los griegos en tiempos de Jenofonte, aparecen en Europa en considerable número. Se encontraban en posesión del enemigo, pero esta situación se invierte al momento de la conquista de Persia por Alejandro Magno, la cual fue posible por la intervención de la infantería macedonia y los jinetes del reino anexionado de Bactriana (norte de Afganistán). Tras la conquista del Imperio persa, caballos bactrianos fueron enviados a Macedonia para mejorar la raza local del tipo Tarpán.






Comentarios:

 


Siguenos

siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com




Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.